martes, 28 de junio de 2016

Déjame seducirte


Déjame seducirte...

Permíteme adueñarme...
de la intensidad de tu presencia...
de manera incierta trataré...
que tu atención sea mía...

Permíteme provocarte...
primero al mirarte...
quiero con mi mirada atraparte,
no solo quiero seducirte...
sino también encantarte....

A tus sentidos los animaría...
a experimentar sensaciones...
Tus ojos serían devoradores...
cuando lo que veas solo se insinúe...
creando el clima adecuado...
para motivar tu olfato...

Ya estaría cerca de ti...
Dejaría caer mi cabellera sobre...
tu espalda y al besar tu cuello...
mi perfume te inundaría...
y marcaría él comienzo...

Mis juegos seguirían ya al compás...
de mis besos, y el sabor ahora juega...
el principal motor del embeleso...

Te pido cierres los ojos y solo...
te dejes hacer... lo que quiero...



Este tiene dedicatoria al amado:

Para Ti...

"Estar dentro de un beso... en la magia de un despertar"



También te puede interesar:

Aún tu ausencia me desangra el sentimiento

Aún tu ausencia me desangra el sentimiento




Una tarde del final de enero…

mientras la incesante lluvia caía afuera…

coincidimos en el vasto tránsito de la red…

luego…mis dedos danzaron deprisa sobre el teclado.

Hablamos por horas…

y sin apenas sentir…

una línea llevó a la otra…


Con el pasar de los minutos nos encantamos…

cada día corría a tu encuentro en la hora pactada,

aunque la diferencia horaria obligara a cambiar mi rutina

Siguieron largas conversaciones por tantos días…

muchos te quiero, te amo…



pero un día…

así como llegaste…

te fuiste…



Aún siento tu tacto etéreo sobre mi cuerpo

aquellas, tus caricias...

que como ráfaga fugaz de tormenta

sentí sobre mi piel...



Aún recuerdo como tiembla tu deseo explícito,

sobre el calor húmedo de mi cuerpo,

sintiéndose vivo con el tuyo

y tus besos virtuales,

como un roce de viento sobre mis labios


Atesoro tus palabras como un eco,

en el vacío que retumba en mi memoria



Aún!

duele el sentimiento herido

queriendo ser amada y no pasar a ser un simple olvido

sigue ardiendo tu calor dentro de mí,

al tiempo me quema ese frió constante que has dejado con tu ausencia…

lo acompaña un llanto silencioso ahogado en madrugadas de insomnios,

tras sumergirme en rincones de anhelos profundos…


Aún!

te sueño con los ojos abiertos

aún te tengo como una estaca anclada a mi pecho

aún tu ausencia me desangra el sentimiento…




También te puede interesar:

Hazme el amor con un beso

Hazme el amor con un beso…

Bésame......
roza mis labios con los tuyos…

Y luego retírate como si mi boca te quemara…
luego entonces…
vuélvelo a intentar…

Ahora saboréalos....
acarícialos con los tuyos…


Mordisquea despacio…
juguetea con ellos…
con movimientos suaves…
sin prisas…
luego entonces…
esta vez atrápalos con los tuyos…
y da libertad a tu pasión...
a mi pasión...
húndete en mi boca…
sientes lo que provocas?
entonces...
hazme el amor con un beso....


Tórnalo apasionado...,
juguetea con mi lengua...,
piérdete hasta quedar sin sentido...
en el espacio de mi boca…
por un segundo...
déjame respirar...
recobra aliento y continúa...


Luego...
entonces…
mírame... y déjame mirarte...
acaríciame el cabello…
abrácemonos fuerte,
sintamos como se estremecen mi cuerpo y tu cuerpo…
sintamos como nuestras palpitaciones se aceleran...
nuestras respiraciones se agitan…
como mi piel a tu contacto se eriza…
sientes como mis montes están erguidos…
y…
llegamos al clímax...
fundidos en un beso…

.................................(suspiro)


Sentiste Amor...
no hubo necesidad de desnudar nuestros cuerpos…
Solo desnudamos nuestros deseos....
despertamos los instintos con un beso...

Y al final…
extasiados..pero con deseos de màs
tiernamente en un abrazo…
susurramos…

TE AMOoooooo...................




También te puede interesar:

Cuentos de Francisco Zúñiga

La rata


EL CUENTO DE LA RATA, LOS DOS MIL RATONES

“… por las callecillas, por los callejones

iba doña Rata con dos mil ratones;

unos panzoncillos y otros barrigones,

unos orejitas y otros orejones,

Unos hociquitos y otros hocicones,

unos pequeñitos y otros mamulones,

unos muy flaquitos y otros gordotones,

unos con patitas y otros bien patones,

unos tocan flauta y otros acordeones

y la doña Rata, llena de aflicciones,

grita por la calle: ¡Quién compra ratones!”.

Se cayó la tarde con sus ilusiones,

presentóse un gato, con muchos millones

y compró al contado todos los ratones.


El cuento de una pata que tuvo un patito retefeo 


MUY DULCE y maternal dijo la pata:

-Ya es hora de que tenga mis patitos-

Se fue al supermercado y fresquititos

compró los huevos. Estuvo turulata

y con mucha vergüenza: era novata.

Al mirar tantos huevos señoritos

tomó uno que era extraño, ¡ah pruritos!

y un pato le salió con fe de errata.

Era feo el patillo y debilucho.

Al revés de los otros, no era mozo

como exige la alcurnia en pato nuevo.

La pata lo miró. Dijo: -hijuepucho,

este patito me salió horroroso

y el pobre –murmuró- me cuesta un huevo-.

(Francisco Zúñiga)

Tomados de Cuentos prohibidos (1995)


También te puede interesar:

ASÍ QUE QUIERES SER ESCRITOR? de Charles Bukowski

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.

A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.

Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
ó clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.

Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.

Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.

Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.

Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.

Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.

Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
ó a tu novia ó a tu novio
ó a tus padres ó a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.

Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.

A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.

A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.

Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.

No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.



También te puede interesar: