viernes, 20 de octubre de 2017

Microcuento: Triste realidad

El reto en la página Microcuento debe integrar las siguientes palabras en el orden que se desee:

El tiempo. Todo. Locura.

Así quedó:





También te puede interesar:


martes, 17 de octubre de 2017

La generación perdida, un poema que hay que leer dos veces

Este poema se lee en ambas direcciones para simbolizar dos guiones totalmente contrarios de la evolución de la humanidad. Tú decides cuál escoges.



"Soy parte de una generación perdida
Y me niego a creer que
Puedo cambiar este mundo.
Sé que tal vez puede ser chocante, pero
«La felicidad viene del interior»
En realidad, es una mentira.

El dinero me hace feliz
Y a mis treinta años le diré a mi hijo que
Él no es lo más importante en mi vida.
Mi jefe sabrá que
Tengo mis prioridades porque
El trabajo
Es más importante que
La familia.
Escucha:
Desde hace mucho tiempo
Las personas viven en familias

Pero ahora
La sociedad ya nunca más será como antes.

Los expertos me dicen que
Dentro de treinta años celebraré el décimo aniversario de mi divorcio.
No pienso que
Viviré en un país de creación propia.
En el futuro
La destrucción del medio ambiente será normal.

Nadie cree que
Conservamos nuestro bello planeta.

Y, por supuesto,
Mi generación ya está perdida.
Es tonto suponer que
Existe una esperanza".


Ahora lee el poema de abajo hacia arriba.

Este poema se lee en ambas direcciones para simbolizar dos guiones totalmente contrarios de la evolución de la humanidad. Tú decides cuál escoges.



(No se quien es el autor)




También te puede interesar:



viernes, 4 de agosto de 2017

Violencia de género


Mujeres sin ojos, así son las que no quieren ver la violencia psicológica y hasta física, que sufren a manos de sus maridos o su entorno social.

La violencia de género conlleva valores equivocados, con relaciones de poder de una sociedad masculinizada, que mediante las estructura, propaganda, tradiciones y acciones cotidianas la convierte en una sociedad patriarcal, vincula el temor de los hombres de ser excluidos del mundo de los hombres

Cuando esa venda caiga de los ojos a cada una de quienes se encuentran en ese círculo de violencia, se empoderen y comprendan que no tienen porque someterse, escucharemos menos noticias sobre discriminación y femicidio.





Este es mi texto a partir de una imagen que nos propone 



También te puede interesar:



lunes, 15 de mayo de 2017

Verbos dicendi o de habla

También llamados verbos de comunicación o verbos declarativos. Se refiere a verbos de habla, que designan acciones comunicativas o expresan creencia, reflexión o emoción. Son aquellos verbos que se utilizan para introducir las palabras dichas por alguien en un diálogo.

Sirven para introducir un parlamento, ya sea en estilo directo o indirecto.

Directo:
—Y si confío en ti....
—No te arrepentirás —le dijo María.

Indirecto:
—Y si confío en ti....
María lo interrumpió y le dijo que no se arrepentiría.



—Llegarán mañana por la mañana —dijo Julio a Elena.



—Y con el avión de las diez —puntualizó Pedro. (En vez de “dijo Pedro”)


A continuación algunos de los verbos declarativos o verbos de habla más importantes:



Leer: más verbos dicendi aquí



También te puede interesar:


viernes, 12 de mayo de 2017

Libro más misterioso de la historia del mundo. Se descifran palabras.

Escrito entre los siglos XV y XVI por autor anónimo, es el  manuscrito Voynich, considerado el libro más misterioso de la Humanidad, el "quebradero de cabeza" enigma literario, más complejo de todos los tiempos.

La última vez que se lo vio fue en 1666. Luego se dio por desaparecido, para volver a aparecer en el siglo XX cuando un vendedor de libros, Wilfred Voynich, lo encontró en un monasterio italiano en 1912 y a quien se debe el nombre del manuscrito.

Este libro tiene la particularidad de estar escrito en un código incomprensible que nunca ha podido ser descifrado, así como sus folios de pergamino que están cubiertos de gran cantidad de ilustraciones de constelaciones, plantas, figuras humanas misteriosas y ninfas desnudas. Al no poder ser leído, es solo para mirarlo.

Esta escrito sobre vitela*, material suave y delicado, que sirve para pintar o escribir sobre el, de color marfil viejo. *Es piel de animal no nato, significa la piel del feto de una ternera o un cordero . 

Se encuentra resguardo en una bóveda de la Biblioteca Beinecke, de la Universidad de Yale, en el estado norteamericano de Connecticut, de donde ha salido solamente en contadas ocasiones. De 22,5 por 16 centímetros. Contiene 246 páginas, que combinan 8.114 palabras formadas por unas 170.000 letras diferentes. Con folios que se abren, se desdoblan, se multiplican. 

Es curioso notar que la mayoría de los diagramas astronómicos que muestra son desconocidos aún en la actualidad, de igual manera los vegetales  no existen en la naturaleza. Al punto de resultar un auténtico galimatías al que nadie le encuentra sentido, por lo que incluso ha llegado a ser tachado de fraude.

Hay quienes se han aventurado a decir que la obra puede estar relacionada con Leonardo da Vinci, los cátaros, alguna tribu perdida de Israel o incluso ser de los aztecas. Se suma quienes han llegado a tener la disparatada idea de que es un escrito de los extraterrestres.


¿Qué representa en realidad el Manuscrito Voynich?



¿Por qué han fracasado en descifrar su contenido los criptógrafos, científicos y lingüistas?

En el 2013 el profesor Stephen Bax incursiona en develar por fin los significados del misterio, para lo que utiliza su amplio conocimiento de los manuscritos medievales y su familiaridad con las lenguas semíticas como el árabe.

Con un cuidadoso análisis lingüístico, trabaja letra por letra, es así como descodifica nombres de estrellas y plantas de este manuscrito, uno de los más raros del mundo, asimismo asegura que el contenido no es un engaño.


Bax descifra palabras del misterioso libro de Voynich 

«Di con la idea de identificar nombres propios en el texto, siguiendo enfoques históricos que han descifrado con éxito los jeroglíficos egipcios y otros misteriosos escritos, y que luego utilizan esos nombres para resolver parte del texto», explica Bax.

«El manuscrito tiene un montón de ilustraciones de estrellas y plantas. Fui capaz de identificar algunas de ellas, con sus nombres, al observar manuscritos medievales de hierbas en árabe y otros idiomas, y luego comencé la decodificación, con algunos resultados emocionantes», apunta.

Algunas palabras que el experto ha identificado es el término «Taurus», junto a una imagen de siete estrellas que parece ser las Pléyades. También la palabra «Kantairon» junto a un dibujo de la planta centáurea, conocida hierba medieval. El «cilantro», «eléboro» y «enebro», también con sus dibujos correspondientes.

Bax está convencido es de que el manuscrito «no es un engaño». «Probablemente, es un tratado sobre la naturaleza, tal vez en un lenguaje asiático o de Oriente Próximo».



El libro de  Marcelo Dos Santos

El 23 de febrero de 2005 la Editorial Aguilar publicó en España, el nuevo libro de Marcelo Dos Santos llamado "El Manuscrito Voynich". 

En este libro, el autor traza una historia completa del extraordinario volumen, explicara sobre muchos de los interrogantes del manuscrito y de otros aporta teorías, si bien no explican todos los hechos o  al menos representa los inicios de investigaciones que podrán llevar a buen término las preguntas hasta ahora sin respuesta.

El Manuscrito Voynich, recibe en el libro de Dos Santos, un tratamiento conciso, serio, interesante e idóneo, para todos aquellos los lectores que sienten curiosidad de saber más sobre el manuscrito.

Una historia que deleita y atrapa incluso a los más exigentes.


Versión digitalizada del Manuscrito original Voynich
   (ver  209 páginas del manuscrito) 





También te puede interesar:


sábado, 29 de abril de 2017

METAMORFOSIS

Reto de Escribe Fino a partir de una imagen

«¿Qué me sucede? Siento mi cuerpo diferente desde la mañana.

¿Y esta manera de desplazarme en el fondo del mar? Es extraña, no puedo moverme igual.

Saldré a la superficie para aclararme y así saber que me ocurre.

¡Eureka!

Fuera del agua vuelvo a ser yo».


También he dejado el siguiente microrrelato:

EL MUNDO AL REVÉS
«Desde hace algún tiempo los cetáceos vivimos permanentemente fuera del agua, mientras que la raza humana se ha adaptado a vivir en las profundidades del mar».





También te puede interesar:


viernes, 28 de abril de 2017

Reto escritura de los jueves

Cada jueves en Escuela Cursiva nos piden escribir un cuento con un máximo de 15 palabras.

El tema es libre, simplemente piden que contenga la palabra o palabras que proponen.

Las palabras de la semana son “sabía que iba a pasar...”




Mi cuento:

"Si contaba aquel secreto, sabía que iba a pasar, por ello aún hoy sigo callando"





También te puede interesar:

lunes, 17 de abril de 2017

El ojo de la cerradura me hace guiños

Susana esperaba…

Son las ocho de un 14 de febrero. Anochece con matices de tormenta.

En la penumbra de la sala, meditando recostada en el sillón de orejas, se nota su figura cubierta con un chándal y las rodillas encogidas.

—«Sé que debo seguir adelante, pero me cuesta demasiado» —piensa.
Abraza una taza de café caliente con ambas manos, cuando la lleva a la boca, la cortina blanca de humo se pega a las pestañas, casi cegándola, que la hace parpadear.

Absorta en sus pensamientos, da un trago, siente como la bebida baja por la garganta.

—«Ummm, me espabila, mi ánimo está tan decaído que la necesito para que me dé al menos un poco de energía» —toma otro sorbo y la retira.

Pone la taza en la mesita de al lado y recoge el frasco de pastillas que le ayudarán a dormir, lo deposita en el bolsillo de la chaqueta. De manera pesada y muy lentamente, incorpora su cuerpo, impulsándose con los brazos del mueble.

Debido a las noches de mal dormir y días sin esperanza, es notorio su cansancio al caminar, los dedos de los pies parecen enterrarse en el suelo, por lo que los obliga a que la lleven a la ventana, misma rutina desde aquel día.

Abre un tramo entre la celosía, solo observa los frondosos árboles, que iluminados por la luna proyectan sombras, mientras ésta se va cubriendo de nubes que anuncian se avecina la tormenta. Es tarde, suelta las láminas de la persiana que vuelven a acomodar. Se dirige a la habitación.

Al pasar por la puerta entreabierta del estudio, vislumbra una luz encendida, es el ordenador, su única compañía. Desde que él partió no lo ha apagado, como si quisiera dar tiempo al tiempo, y lograr que pierda esa actitud de demora que eterniza todo en la casa, como una caricia leve, pausada.

Ensimismada en sus cavilaciones, recuerda que desde hace varios días tiene una carta redactada en el aparato, decide entrar para enviarla.

Desliza la silla hacia afuera, acomoda el cojín para sentarse. Sus dedos tiemblan al tocar el teclado, pulsa la tecla de desplazamiento que le ayuda a leer lentamente lo ya escrito.

***

«Querido Daniel

He creído oportuno comentarte como van las cosas por aquí. En la huerta hay nuevos retoños, las lechugas, los tomates y hasta los pepinos se han dado a la tarea de reproducirse.

En el jardín, las margaritas están cada vez más coquetas y ni que decir del girasol, mucho más alto, hasta parece que quisiera besar las nubes.

Bobi ha dejado de ladrar a los vecinos, más bien se pasa el día con ellos; es que llegó Layla, sabes lo conquistador que se vuelve.

He repuesto la taza que se te había quebrado, la otra estaba muy solita.

Tu almohada te echa de menos y es gracioso, tengo sospechas de que se entiende con la mía. La otra noche al ingresar al cuarto, las sorprendí entrelazadas, hasta creo que estaban sudorosas y a su alrededor habían algunas plumas sueltas.

Y para más inri, el ojo de la cerradura se ha puesto impertinente, me hace guiños en cuanto me pongo el pijama.

Desde el día que marchaste, no he vuelto a bloquear el candado de la cancela, de hacerlo me da trabajo abrirle, tal parece que se estremece con tan solo el roce metálico de la llave.

Solo eso, que supieras…

y que deseo ardientemente…
que regreses».


***

Susana se dispone a dar al botón enviar, en ese momento un rayo estremece la estancia, queda a oscuras, en silencio, solo alcanza a escuchar que alguien abre la puerta.







Este relato participa en el reto del mes de abril de Literautas, que debe empezar con la frase: Susana esperaba.

Puedes encontrarlo aquí, junto a los comentarios de forma de los compañeros.


También te puede interesar:

jueves, 6 de abril de 2017

Colgar los hábitos, si o no

Cada sábado, Ana intenta confesar su secreto. Daniel, sacerdote joven, está seguro este sábado si lo hará, ella se le va a declarar y ha meditado que contestarle.

—Padre, no puedo callar más este amor prohibido, estoy enamorada de...

Daniel seca su sudor, se dispone a responderle.

Margarita —dice ella.

Lo anterior es mi relato de 50 palabras para participar en el mes de mayo que es cuando saldrá publicado.






También te puede interesar:


-

martes, 14 de marzo de 2017

Reto: Historia a partir de una imagen


Para esta semana Escribe Fino nos propone escribir sobre esta imagen de Erik Johansson.

Si de principio no se me ocurre nada, la tomo como ejercicio. Lo que hago es decir que visualizo en la imagen y luego surgirá la historia (publicada al pie).

- Veo un hombre de unos 40 años, podría llamarse Javier.

- Ejecutivo con un alto puesto, lo deduzco por su bata de seda y las pantuflas o es un escritor por las hojas en blanco en la entrada de la primera puerta.

- Su andar no es erguido, muestra que hay algo que le preocupa y parece no le deja dormir.

- Lleva en su mano un Té u otra bebida.

- Sale de una habitación iluminada para entrar a otra igual, cuyas puertas están abiertas, las separa un pasillo que se mira lúgubre, sin luna, con un cielo oscuro.

- De la estancia que sale puede ser una oficina, por los papeles que se miran y se dirije a otra, tal vez su cuarto para descansar.

- Una lámpara de mesa esta puesta en el suelo, se encuentra a la entrada de la otra habitación.

- Ese pasillo y la apariencia de Javier, me recuerda a una canción de Rocío Durcal que dice en una parte: 

"Oscura soledad estoy viviendo la misma soledad de tu sepulcro" 



¡Eureka! la anterior puede ser mi frase de partida.

                                                                           ***

Así quedó mi participación:

"Oscura soledad estoy viviendo la misma soledad de tu sepulcro" 

Desde que Eloisa murió, hace unos meses, Javier no volvió a ser el mismo, vaga por su casa como alma en pena, enfundado en su bata de seda y pantuflas. 

Es un escritor reconocido, pero ha perdido la inspiración. En su escritorio y oficina quedan por todos lados las hojas en blanco tratando de hacer otra novela, pero la musa no aparece. Le llega la madrugada y con un té para dormir, camina hacia su habitación. El pasillo que comunica ambas estancias, se le hace eterno, lúgubre y es porque su mente se traslada al campo donde está sepultada su amada.

Es hasta que llega a la entrada y mira la lamparita en el suelo, que vuelve a la realidad, ingresa a esa entrada iluminada, donde espera le llegue el sueño. 






También te puede interesar:


-

lunes, 13 de marzo de 2017

El hechizo


Encantada de volver a participar en el desafío Reto 5 líneas del blog Adella Brac. Cada mes hay que redactar un texto, en base a tres palabras que deben estar contenidas dentro él.

Las reglas completas están aquí.

Las palabras de marzo son: estudio, planeada y edición.





Así quedó mi texto:



Hago un estudio entre los cuentos inconclusos, busco una princesa que aún no encuentre a su príncipe. 

¡Al fin! “La Princesa Planeada”. 

La contraportada dice: Elena busca a quien besar, para que el autor termine la edición. 

¡Soy un sapo y sé que estaré dentro de sus planes!

Abro justo en la página del beso, cierro los ojos, estoy en posición, siento sus labios, pestañeo… solo veo una hermosa mariposa que vuela hacia el arcoíris.



También te puede interesar:


-

jueves, 9 de marzo de 2017

El mentiroso

Mi participación del mes de marzo en Literautas.com
Textos escena #42, mi relato el #82

Imagen tomada de la Web
Tío Polonio

En una reunión de amigos se contaban historias de mentirosos.

—Les voy a contar la mía —dice Alexis sacando pecho— a mi tío Polonio nadie le gana. 

—¡Con decirles que en el pueblo le dicen Polocho! Luego les digo lo que a él le crece —añade riéndose.



***

Tío Polonio vive en Cajonal de Sierra Petra, un pueblito que está lejos de la capital, de la última parada del autobús, son cinco horas más a caballo. En Semana Santa, es cuando me gusta ir visitarlo.


—Al llegar, lo busco para escuchar sus anécdotas. Nos agrada sentarnos en la carreta que está en el patio de la casa. —Durante  todo el cuento imita la voz y gestos de su tío. 

—Toca mi hombro y dice:

«¿Cómo están sus papás?, ¿su «mama» siempre linda?, no porque se casó con mi hermanillo, si yo soy el más guapo»  y pone su pose de galán.

«¡Mirá "Cagao"!» —el chico se interrumpe para contar porque le llama así— cuando yo era pequeño pasaba en una pura diarrea, al preguntar a mi madre por mí, era su forma de hacerlo, pero creo era más porque nunca se aprendió mi nombre —y ríe mientras se acomoda en su asiento. 

A los santos hay que respetarlos  —me dijo muy serio— ¿Usted sabe que entre ellos hay unos que son más milagrosos? —Dije no con movimiento de cabeza y él continúa.

Yo siempre he dicho a todo el mundo: la fe es la fe y es la base de todo, ni en los peores momentos se puede perder. Hay  quienes le tienen fe a "San Rafel", que cura los enfermos. Las chiquillas ponen de cabeza al San Antonio para que les encuentre novio. 

San Pascual Baylón, encuentra cosas perdidas y repara alimentos, se le pide con una canción; antes le pagábamos con bailarle, pero luego como que se hizo interesado, porque el padre Eufemio nos dijo:  «Hay que llevarle limosna a la iglesia, sino no les cumple».

El año pasado, para esta época, gracias a la ayuda de uno de ellos, con un solo tiro maté varios animales y tuvimos que comer. 

Sucedió que me había ido mal con la cosecha, no tenía plata ni para comprar una sardinilla para su Tía Eufrasia y los chiquillos, entonces recordé el fusil que me heredó, hace más de 10 años, el difunto Tío Besalio con esta sentencia: —vea "m’ijito", úselo en caso de extrema necesidad, porque solo le queda un cartucho. 

¡Ese era el día! Lo fui a sacar a la bodega, estaba muy herrumbrado,  pero no me preocupé, porque con mi buen pulso, de seguro no fallaría el tiro. Lo eché al hombro y junto al guaro «e’caña» me fui para el monte.  

Sentado a la orilla del río, primero le recé a San Pascual: “Hazme el milagro de que aparezca algo para dar de comer a mi familia. Le canté la canción que ya sabía: “San Pascualillo, te encargás del caldillo, mientras yo  me tomo un vinillo”. La dije varias veces, 
se terminó el guaro y no aparecía nada. «¿Será que no vale cambiar el vinillo?», pensé. 

Me pongo de pie y es cuando veo una burbuja en el agua. ¿Y eso?, fijo la mirada y sin hacer bulla,  cuadro el rifle, le vuelvo  a pedir  a San Pascual, y disparo. Con la fuerza que salió el tiro, me empujó para atrás, caí sentado, y la boca del fusil quedó como una flor.

Para no cansarlo con el cuento,  resulta que la bala, no solo mató a muchas truchas que me saltaron encima, sino que rebotó en una piedra del río, alcanzó un ramal que al caer, desnucó unas gallinas y a un zorro que las perseguía. 

Al acercarme a recogerlos, quedé sorprendido al ver que  esa rama tenía frutas exóticas, más un enorme panal, que del susto lo abandonaban las abejas. ¡Estaba cargado de miel! 

Como no me alcanzaban las manos para traerme todo aquello, del leño caído hice esta carreta —toca donde están sentados— para trasladarlo hasta aquí.

Como ves "Cagao", aún hoy estamos comiendo de lo que el santo reparó, por eso no hay que perder la Fe. 


¡Dios guardísimo!».

***


—¡Fin! —concluye Alexis tocando su nariz y sintiéndose satisfecho al ver a sus amigos con la boca abierta.


Javier rompe el silencio para preguntarle.


—¿Y qué era lo que le crecía al Tío Polocho?

¡Ah! —dice Alexis jocosamente— lo jetón amigo, lo jetón, entre más miente, más le crece.


***

Aclaración= Jetón= mentiroso o bocón (boca)  (RAE)
Publicado en Literautas y comentarios de los compañeros aquí



También te puede interesar:



-

domingo, 5 de marzo de 2017

Pintor de brocha gorda


***



Elena ingresa al consultorio del doctor Javier, su ginecólogo. De reojo mira una gabacha blanca. 

El caballero está de espalda observando la pared. Ella va hacia la camilla, se desnuda.


- Doctor, ya estoy lista!


En ese momento, Ernesto escucha que no está solo en la estancia y se da vuelta.








El microrrelato anterior, es mi participación en Cincuenta palabras. En ese link  leerás también los comentarios de los compañeros.

Esta web cada día expone tres microrrelatos que reciben varios comentarios por parte de los compañeros. 

Al final del mes, un jurado escoge ocho para ser votados. No hay premio, solo la satisfacción de saber cual es el que más impacto tuvo.

Si quieres saber lo que es un microrrelato te invito a leer aquí.



Me encantará leer tu comentario.


También te puede interesar:


-